El packaging tiene como objetivo atraer la atención de los clientes y ser la principal ventana de comunicación hacia el consumidor.